El verdadero misionero, que nunca deja de ser discípulo sabe que Jesús camina con él, habla con él, respira con él, trabaja con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera. Si uno no lo descubre a Él presente en el corazón mismo de la entrega misionera, pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que trasmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada no convence a nadie (Exhortación apostólica Evangelii Gaudium 266)

No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo solo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Él se vuelve mucho mas plena y que con Él es mas fácil encontrarle sentido a todo. Por eso evangelizamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario